¿Financiarse o no? Ese es el dilema.

“(…) se resisten a apalancarse por su aversión al riesgo, prefiriendo tomar capital de socios o personas cercanas a la gestión, lo que puede ser una alternativa viable a corto plazo pero no es sostenible en el tiempo pues encarecerá el costo de la deuda asumida….”

“¿Financiarse o no?, ese es el dilema”

“Hasta hace algunos meses atrás pudimos trabajar con capital propio, estuvimos generando el efectivo suficiente que nos permitió  reinvertir nuestras ganancias y continuar con el crecimiento sostenido de la operación; pero llegamos al punto que necesitamos flujos externos de dinero para continuar creciendo. En los últimos meses solicitamos aportes a los accionistas para incrementar capital y en algunos casos recibimos flujos de efectivo en condición de préstamo con pago de intereses que fue registrado como préstamo accionistas fijando un cronograma de devolución, pero de acuerdo al análisis de finanzas el costo de endeudarnos a través de accionistas es más costoso  en relación a un préstamo en el sistema financiero.   

Tenemos productos en entidades del sistema financiero, pero hasta la fecha solo hemos utilizado cuentas corrientes que nos han servido como cuentas recaudadoras y para pagar las planillas de personal y proveedores. No hemos gestionado líneas de crédito a pesar del ofrecimiento de nuestros funcionarios de negocios, aun sabiendo que podríamos necesitarlo porque la gerencia se resiste a endeudarse con capital de terceros ya que considera que es muy riesgoso y puede afectar al patrimonio de la empresa”……

Muchos gestores de empresas aun contando con la información disponible sobre beneficios, riesgos y responsabilidades que asumen en caso requieran un crédito del sistema financiero o alternativo (Fintech, empresas, etc.) se resisten a apalancarse por su aversión al riesgo, prefiriendo tomar capital de socios o personas cercanas a la gestión, lo que puede ser una alternativa viable a corto plazo pero no es sostenible en el tiempo pues encarecerá el costo de la deuda asumida.

Trabajar con dinero de terceros es una excelente oportunidad de poder crecer cuando no se tienen los recursos suficientes para hacerlo de forma independiente, además permite incrementar valor y mejorar la rentabilidad. Es fundamental realizar un análisis previo de las opciones de financiamiento para elegir la mejor opción que se adapte a las necesidades de la empresa en condiciones y en su capacidad de flujo, porque de no hacerlo podría generar problemas con la liquidez y solvencia.  

Trabajar con dinero de terceros no siempre será más barato, eso dependerá de la opción de financiamiento que tome y en qué sistema se encuentra. En nuestro mercado existe una diferencia sustancial entre los costos de financiamientos a empresas de acuerdo a su nivel de facturación, antigüedad, prestigio, garantías, riesgo crediticio, entre otros factores; por lo que es importante conocer su perfil de riesgo y su nivel de aversión al riesgo antes de buscar una alternativa de financiamiento.

Algunas consideraciones que debe tener en cuenta para solicitar un financiamiento son: 

  1. Determinar la capacidad de pago a través de simulaciones del flujo de caja que considere los pagos que se realizan al asumir el endeudamiento tanto del interés, principal y gastos administrativos. Lo principal es saber que se dispondrá del efectivo para cumplir con la obligación para no incurrir en costos adicionales en el futuro.
  2. La moneda de la deuda debe ser fijada en función de la moneda en que la empresa percibe la totalidad o la mayoría de sus ingresos para evitar descalces por tipo de cambio y limitar la exposición al riesgo cambiario. En caso se opte en tomar deuda en una moneda diferente a la que percibe sus ingresos debe evaluarse con rigurosidad la tendencia en la evolución del tipo de cambio durante todo el periodo que dure el financiamiento.
  3. Plazo de duración del préstamo, dependerá del tipo de financiamiento que se solicite y del monto, pero en específico se debe buscar que calce con el horizonte en el que se generan el flujo de ingresos. Si el financiamiento se solicita para la implementación de una planta que empezara a operar en un año, entonces se debe negociar un periodo gracia y el plazo de pago debe ser a mediano o largo plazo por tratarse de un monto considerable que podría afectar el flujo a corto plazo.
  4. La tasa es resultado de la evaluación de riesgo que realice la entidad financiera pero es posible que varié de una institución financiera a otra, por lo que se recomienda solicitar el financiamiento en más de una entidad para tener alternativas para poder negociar las condiciones.

El financiamiento es una herramienta muy útil para que las empresas puedan asegurar la continuidad o crecimiento de su operación, pero debe realizarse bajo previo análisis costo/ beneficio con los criterios previamente explicados.

Escrito por Karin Alvarado – Mg. Finanzas. Socia de Servicios Financieros en PRÓSPEROS

Empieza a transformar tu situación Financiera Empresarial con Estrategia:::  PRÓSPEROS – Gestión Financiera

CONTACTO: sumate@bdsprosperos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *